jueves, septiembre 06, 2007

Los Ariza

El Viernes Santo ya tengo sitio para muchos años, debajo del Nazareno de la calle Castilla, del Nazareno de Triana, del paso en el que siempre quise salir, del paso que pensé que nunca podría estar...

Tengo suerte y desde luego que me siento orgulloso de pertenecer a una cuadrilla comandada por los Ariza, con la intención de disfrutar de su andar elegante y sobrio, con ganas de aprender del que para mi, es el mejor capataz que hay, Pepe Ariza; con ilusión por vivir muchos años debajo de un paso mandado por la dinastía más antigua de Sevilla, por trabajar en un paso donde han pasado tantos buenos costaleros, y por salir acompañada de tantos amigos.

En definitiva tengo suerte y lo digo porque comparto cuadrilla en la O con mis amigos, pero sobretodo con mi hermano y con Arturo.

De nuevo digo que tengo suerte porque salgo en el Jorobaito de la O, imagen con una ternura suprema, imagen que derrocha elegancia a raudales, con esa cruz de carey que ha formado parte de la idiosincrasia de la Semana Santa sevillana. Ese Nazareno tiene algo especial en su rostro, en su posición, en su cruz...

Vuelvo a decir que tengo suerte porque salgo con Pepe Ariza, porque sé que tengo, debo y puedo aprender de él y de su hijo para conseguir mejorar en cada ensayo y cada año. Para convertirme en costalero con el paso de los años, tengo sin duda, al mejor maestro posible para conseguirlo.

Otra vez digo que tengo suerte porque salgo en el paso que quería salir, en el que me atrae su imagen, la Hermandad, sus capataces, su cuadrilla, su banda, su recorrido, su idiosincrasia.




Siento mi radicalismo, siento mi forma de expresión, pero...es imposible hacerlo mejor, así se pasa por la Campana de Sevilla, andando, volando por encima de ella con una categoría excepcional, así andan y así deberían andar los pasos, con elegancia, con decisión y un arte que convierte lo más simple en lo más espectacular...la manera de enfilar Sierpes es la representación del estilo que los Ariza han impartido en esta cuadrilla, es decir andar con los pasos transformándolo en elegancia suprema.

Tenía que hablar de la O y su cuadrilla, y lo seguiré haciendo profundizando muchos aspectos, porque tengo suerte de decir, que ésta, la cuadrilla de la O, es también la mía.

6 comentarios:

José Antonio dijo...

Es una alegría llegar a formar parte de una cuadrilla de ese nivel, bien acompañado y bien dirigido. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

es verdad que tiene que ser un lujo sacar ese paso y con esos pedazos de capataces te puedes sentir orgulloso porque no es facil sacar esos tipos de pasos espero poder salir algun dia con esos capataces ENHORABUENA "CHIPI"

Paco Reguera dijo...

Afortunado eres sin duda.
Y es que todo el mundo no puede ser del Cachorro... Je je je je...

Un abrazo, cuidese!!

Anónimo dijo...

No te cabe ná.

Un abrazo y te vuelvo a decir que me alegro un montón.

Un saludo.
Alejandro Torres.

José R. Suárez dijo...

¿Pero esto no anda p´atrás?

Post Scriptum Oh, Agustín, qué poco sabes tú de esto de los pasos... :oP

DelaSantaCruz dijo...

José Ramón, le falta ese detalle...le falta ese detalle.