martes, diciembre 11, 2007

La Soledad de la Plaza de San Lorenzo (Vuelta)

No podía comenzar el nuevo año de MENTIDEROSCOFRADES de otra manera, creo que nadie tenía dudas, los Ariza y su cuadrilla de la Soledad me trasladaron por momentos a mi y a los presentes a tiempos antiguos no vividos, a tiempos que de los que sólo tenemos referencia por libros e historias de los más viejos...puedo equivocarme, pero tengo la fiel idea de que lo más cercano a aquella época se vivió ese día, y se vive cada vez que esa familia manda cuadrillas por las calles de Sevilla.

La Soledad no había dejado a nadie indeferente en la ida de San Lorenzo a la Catedral, y seguro que tampoco lo haría a la vuelta a su iglesia, por momentos sentí una envidia y una admiración que me hacía disfrutar de lo que estaba viendo como pocas veces he sentido delante de un paso.

A las 20.00 de la tarde salía de la Catedral sevillana dirección al andén donde curiosos esperábamos verla a los sones de Tejera. Interpretando la marcha que el maestro Pedro Morales ideó para la dolorosa de la cofradía del Sábado Santo dió pie a aquellos que quieren verla acompañada con sones musicales en su día santo.



Lo mejor sin duda, al igual que el Sábado Santo comenzó una vez pasada la Campana, de vuelta por donde la Merced arrugó sus zancos más que nunca para salir empezó a realizarse un trabajo costalero de órdago, de quitarse el sombreo y categoría...bajo la voz de Ramón Ariza el paso se acercaba a la Gavidia a los sones del rachear de una cuadrilla que proyectó un poderío y una clase difícil de equiparar.




Detalle el ver como encara la pequeña inclinación de la calle, detalle al ver como supera el lomo pasando como hay que pasar las dificultades...por encima, espectácular, me encanta ese punto del recorrido el Sábado Santo, y ese día no me lo podía perder.

Cada levantá era más fuerte, cada zancada más suave, un andar elegante y decidido portaba a la Madre de Dios cada vez más cerca de su templo.

Estábamos viendo a una cuadrilla con un buen número de costaleros experimentados que vivieron una forma muy distinta de entender este mundo, que están dejando, sin lugar a dudas, un sello inconfundible debajo de las trabajaderas, están dejando un legado al que muchos optan con la juventud, y que bajo la batuta de sus capataces esperan como poco igualar.

Modificaron su andar respecto al Sábado Santo, una zancada más corta, pero a su vez más reposada, diferencias había entre una y otra y eso sin duda me llamó la atención; una cuadrilla donde la gente joven cada vez tiene mayor cabida, una cuadrilla ésta, que en fase de renovación tanto por fuera como por dentro que, está asentandose bajo una de las bases fundamentales del éxito, la amistad y el respeto hacia una dinastía, dinastía que poco a poco, recupera el sitio que nunca debió perder en la Sevilla "costalera".

La entrada en San Lorenzo como era de esperar, fue impactante, de esas de que te dejan el cuerpo en silencio aún habiéndose cerrado las puertas, una entrada que culminó un día y un fin de semana que quedará en el recuerdo por muchos motivos.

Una forma de entender al costalero simplemente distinta con sus virtudes y sus defectos como todas, pero sin duda, una de las que deja huella en los que la viven y la ven, los Ariza...dinastía de Sevilla.

2 comentarios:

chipi dijo...

bueno de estos capataces que te voy a decir de lo mejor que he visto ese dia lo recordare toda mi vida merecio la pena el madrugon la ida genial y la vuelta pa reventar uno de los que mas me gusto ese dia dia fue ramon ariza pedazo de capataz que se a hecho va ser un crak es normal con la escuela que a tenido me quedo con la imagen a la ida el placentines cuando hubo que pasar la dificultad del cable increible rafael ariza

un abrazo:

javieralonsortiz dijo...

IM PRESIONANTE Pa pegarse al paso y aprender taco. ¿o no joseles?