miércoles, diciembre 19, 2007

Se pregonó

El último pregón hispalense nos dejó unas palabras que pueden crear un debate más que interesante:

"Había un tiempo donde los hermanos elegían al hermano mayor,
el hermano mayor a su vez elegía a los capataces y,
éstos elegían a sus costaleros..."

Por todos o casi todos es conocido el estado actual en el que se encuentran las cuadrillas de costaleros hermanos, muchos conocéis lo sucedido la cuaresma pasada en San Esteban, además este año como cambio más significativo está la destitución de Luis León en las Siete Palabras nombrando como nuevo capataz a Pepe Luna, que ya tendrá su particular entrada, la Hermandad del Sol obliga a sus costaleros a una vestimenta determinada, como ya hizo en su día, entre otras, las de San Benito y Cristo de Burgos.

La entrada de hoy se centra en un hecho, que sin saber realmente su fin, sólo el planteamiento es más que significativo.

La Junta de Gobierno de la Hermandad de los Panaderos ha decidido echar a la calle, porque no se puede llamar de otra manera, a las dos primeras trabajaderas con el pretesto de que el paso va excesívamente alto.

Yo no voy a entrar en los motivos que han determinado la decisión, porque además no los conozco con total exactitud, algunos hablan de problemas personales con Vizcaya, otros de revanchas entre costaleros e incluso otros hablan de que ya se han ofreciendo capataces a la espectativa de la decisión de Manolo Vizcaya, siempre rondando el nombre de Paco Arnáiz como el que más papeletas tiene de volver a ese martillo y de esa forma retornar a un puesto que ya mantuvo durante varios años.

Para poneros en situación, esta Hermandad ya obligó, creo que hace tres años, a todos los costaleros a hacerse hermanos, sin recordar que algunos de los que todavía tenían la suerte de ser costaleros de la calle Orfila no eran hermanos, se olvidaron por completo de todos éstos que fueron a sacar el paso de misterio cuando no tenían ni para llenar las trabajaderas. Pero es que para colmo, la obligatoriedad no se exigió a la cuadrilla del palio. Digamos que, obligaron a algunos a hacerse hermanos "agradeciéndole" de tal forma el trabajo realizado cuando de verdad había que ser valiente para meterse debajo, haciendo un gran agravio comparativo con los costaleros de la Virgen de Regla a los cuales no se les forzó a nada. Entiendo que al día de hoy se exija en una Hermandad ser hermano para ser costalero, así se hace con los nazarenos y demás integrantes de la misma, pero no comprendo ni comprenderé la actitud desagradecida con aquellos que ayudaron a sacar los pasos cuando no tenían cien costaleros por igualá esperando.

Pues bueno, sin ser eso suficiente, este año se sacan de la manga una nueva decisión, por la que echan a la calle a las dos primeras trabajaderas, excusando que este paso va demasiado alto...tengo entendido que va así desde hace muchos muchos años, incluido años con el anterior capataz.

Supongo que la conclusión que tendréis hasta ahora es mi total repulsa a este tipo de decisiones, pero ya os digo, sin entrar en profundidad en los motivos de la misma...creo que hay cosas que no pueden nunca tener argumentos...pero esta decisión me plantea otro tipo de cuestiones.

No viví los tiempos pasados, no viví ni los asalariados ni los primeros hermanos costaleros, a pesar de que creo con convicción que esos momentos serían muy semejantes a los que se viven hoy en día en otras ciudades de Andalucía; pero sí creo que eran tiempos mejores, en cuanto a integridad, en cuanto a moralidad, en cuanto a lealtad.

Siempre se ha dicho que los costaleros al ser hermanos tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones que el resto de hermanos de la Hermandad, y yo pregunto, quién obliga a los nazarenos a tener convivencias con sus "compañeros" de tramo, quién obliga a hacer un criba para poder ser nazareno, quien obliga a los acólitos a tener una estatura determinada, quien obliga a los manigueteros a tener que donar candeleros, quién echa a una nazareno por ser más alto o más bajo, quién echa a un nazareno por ser mas flaco o más grueso...y los derechos, dónde están los derechos de los costaleros, cuáles son sus derechos, respetarle el sitio del año anterior...¿algún otro?.

Hace ya algunos años mi hermano entrevistó a Francisco Reguera Aguilar y le acompañe con la intención de aprender estando presente de uno de los capataces con más pasos de Sevilla, siendo además de Hermandades con indiosincrasia muy distinta las que manda, y recalcó un aspecto que se me quedó grabado. Decía, y cada vez tiene más razón, que al costalero se le exige más que a cualquier otro hermano de la Hermandad, que si tal y como está concebido el sistema actual son hermanos, debería de pedírsele lo mismo que a cualquier otro hermano que participe dentro de la cofradía haciendo estación de penitencia en el día santo señalado...ni más ni menos.

Esto está llegando a un punto en el que creo que no hay retorno, el sistema actual está siendo estirado por los intereses personales hasta tal punto que no creo en una solución dentro del mismo. Cada día tengo más claro que llegaremos a ver de nuevo cuadrillas de capataces, capataces que sean llamados, seguramente contratados, por las Hermandades para sacar los pasos a la calle con sus costaleros, sin tener éstos relación alguna con la Hermandad más allá del día de salida...a fin de cuentas sería lo mismo que la mayoría de los integrantes en el cortejo hoy en día, y sería el sistema antiguo en cuanto a cuadrillas actualizado a las nuevas fechas.

La característica que debe diferenciar a la gente es si son hermanos o no, dentro de esta clasificación no debe haber ninguna más, un hermano costalero no es distinto a un hermano nazareno o a un hermano que ni pisa la Hermandad, por lo tanto, actuemos en consecuencia.

Para que este sistema que planteo llegue a ser posible es necesario una acción conjunta de los capataces, es necesario que se reincorporen competencias que los mismos nunca deberían haber perdido en favor de las Hermandades y para eso no deben tener miedo a perder los martillos, si pensamos que ceder es siempre justificable porque de esa manera nos mantenemos en el puesto, este mundo cada vez, estará peor, y a las pruebas me remito.

Los capataces deben ser los UNICOS que decidan quien va debajo de los pasos y esa elección debe tener como único criterio la capacidad como costalero, bien sea potencialmente, bien sea ya palpable, el resto no es incumbencia de nadie.

Es tan sencillo como pregonó el pregonero, una cuadrilla es decisión del capataz y si no se está de acuerdo con su labor se cesa y se trae a otro, meterse en competencias para las que no se está preparado es desvirtuar un mundo, que es más sano y más bonito cuanto más lejos esté de las política de Hermandad y de disputas personales.



Creéis que esta cuadrilla necesita alguna rectificación...por favor, si es ver el vídeo y sólo tener palabras de admiración.

P.D: Es una pena ver que precisamente a esta cuadrilla, una de las pocas que se identifica con la vida de Hermandad de la misma, una de las pocas que lleva a rajatable el modelo de cuadrilla de hermanos costaleros y que precisamente es una cuadrillón con mayúsculas sea una de las afectadas por todo este tipo de decisiones, que lo único que hace es emborronar este mundo y quitarle parte de la esencia que lo hace tan admirado y que tanta afición crea.

8 comentarios:

Kiski dijo...

Ya está bien de historias.

Se están cargando el oficio los que nunca lo han conocido.

Un Saludo

chipi dijo...

esta hermandad no e tenido la oportunidad de verla pues el miercoles santo estoy en mi pueblo pero esta hermandad tiene su encanto a mi personalmente me gustaba mas con la banda del sol a por cierto como llevan el follon ese que se a montado con echar a las dos primeras trabajaderas del misterio por que a sido

un abrazo:

Paco Reguera dijo...

Lo malo de esto es que acaban con la ilusión de muchos. Con la mía por supuesto.

Magnífico texto Agustín. Vamos a intentar que llegue a toda la gente posible.

Voto por una revolución. Porque nos plantemos. Ya está bien...

Popi dijo...

Las hermandades cada vez más se están metiendo donde no las llaman y ojalá algun día ésto explote y vuelvan a mendigar costaleros para sus pasos, se le iban a quitar todas las pamplinas de uniformidades y to las cosas estas que se han puesto de moda.

José Antonio dijo...

Mientras siga habiendo grandes listas de espera para entrar en ciertas cuadrillas las juntas de gobierno van a seguir poniendo todas las condiciones absurdas que se les pasen por la cabeza.

La única forma de cortar esto sería que todos nos pusiesemos de acuerdo en algún tipo de medida. Un plante tal vez sería excesivo pero algo tenemos que hacer.

Se me ocurre que tal vez pueda escribirse una carta consensuada y firmada por grandes capataces y costaleros de Sevilla reclamando respeto hacia un oficio que pide muy poco a los demás y da muchas satisfacciones. Que se la mande al Consejo de Cofradías junto con las firmas de aquellos costaleros que apoyen las ideas del texto, puede que así se consiguiese algo o por lo menos sensibilizar a más gente con este tema. Podría hacerse aprovechando las igualás y los ensayos que están por llegar.

Un saludo.

José Antonio dijo...

La recogida de firmas podría hacerse aprovechando las igualás y los ensayos que están por llegar. Pero estareis de acuerdo conmigo de lo esencial que es que varios capataces de renombre se implicasen en esta causa. Sin un liderazgo como ese cualquier iniciativa se disolvería con facilidad.

Un saludo.

Anónimo dijo...

AGUSTIN ESO ES LA BIBLIA EN PASTA MAGNIFICO TEXTO

UN ABRAZO:CHIPI

José Ramón Suárez Ortiz dijo...

¿No será que más que hermanos costaleros lo que las cofradías buscan son costaleros que sean primos?

Hecha la broma, considero que todo es cíclico y cuando los pasos no se muevan, volverán los profesionales. Lo malo es que este tipo de cambios no se producen si no es de forma traumática, es decir, que hasta que no se toque fondo, iremos bajando... Y bajando... Y bajando...

Y mientras haya más capataces con afán de protagonismo (esos que se conforman con mandar levantás) que con oficio (esos que a lo que aspiran es a mandar sobre una cuadrilla), seguiremos esta tendencia que llevamos hacia abajo y que lo único que está consiguiendo es que haya cuadrillas cada vez mejores y otras cada vez peores, distanciándose lo que, de otra manera, podría ser algo más homogéneo o compacto.

¿Soluciones? Sinceramente no veo otra que esperar; es cuestión de tiempo.

Post Scriptum Y, mientras, a trabajar donde se pueda/dejen... ;o)