sábado, abril 26, 2008



"Esta levantá va,
para que los costaleros,sean costaleros,
y los capataces sean como ustedes,
capataces"
Curro dixit.
Pepe Ariza capataz.


Levantá del Nazareno de la O en Campana, año 2.008


Que la figura del costalero hoy en día está desvirtuada creo que es algo que todos los que formamos parte de este mundo tenemos claro, que se ha pasado en pocos años de un extremo a otro es algo que a poco que queramos este mundo como un oficio digno nos daremos cuenta, hoy en día, la figura del costalero tiene un poder desmedido e injustificado. Hasta que no tengamos claro que como costalero tenemos unos derechos y obligaciones que son distintos a los que tenemos como hermano, seguiremos derivando hacia una situación que desvirtúa al costalero.

Decir en el mundo del costalero hermano que éste es un simple "mulo de carga" no sería correcto, pero si tengo claro que es a la figura que más se asemeja. Ser costalero se basa en unos pocos principios muy sencillos, obediencia y capacidad de sufrimiento, si éstos se acatan como órdenes imperativas e imprescindibles nos llevarán a la satisfacción que debe suponer ser costalero.

Hoy en día la devoción mal entendida sirve de excusa para situaciones rocambolescas e impensables que desembocan en momentos deleznables e indignos para el oficio del costalero. El escudo de la fe ha desarrollado una creencia en el costalero incorrecta y errónea, no por ser hermano, no por pagar una papeleta o una cuota el compromiso de obediencia y sometimiento a las órdendes del de fuera debe ser menor y mucho menos debe confundir cuales son sus obligaciones una vez que se mete debajo de un paso. El protagonismo y la difusión que ha tenido el costalero como figura individual ha enaltecido a muchos que no entienden las bases de este oficio...el costalero hoy en día no se siente como un privilegiado por ser obediente, se siente privilegiado por formar parte imprescindible de una fiesta y cuando se la atenta su cuota de privilegio se escuda en la mal llamada fe y devoción con la intención de diferenciarse de los demás. Un costalero forma parte de un grupo de personas todas iguales con un objetivo común y con una idea por encima de las demás, obediencia al capataz, que éste está puesto por la Hermandad.

Estamos delante de un problema que las Hermandades no están sabiendo manejar, no saben reconducir la bola que se está creando y cada vez tenemos más ejemplos de la mala gestión realizada, las situaciones vividas este año en Sevilla y las que conozco de otros lugares son ejemplos claros de un poder desmedido que no tiene otra solución que hacerles ver que el costalero, como costalero está creado para obedecer...el costalero debajo de un paso no puedo opinar, debe obedecer, la posiblidad que tiene para mostar su desacuerdo con los capataces, es muy sencilla, abandonar la cuadrilla.

En este blog siempre se ha admirado el trabajo de los Villanueva en el imponente misterio de la Amargura y creo que pocos de los que entráis por aquí no lo veis como un ejemplo a seguir. Indudable para valorarlo son los años de trabajo de esta familia, pero hay que tener un detalle muy en cuenta, la Hermandad no se entromete en ningún momento en quienes deben portar al Silencio Blanco, no se entromete en el dinero que los costaleros deben aportar de forma obligada, y este detalle que para algunos puede ser insignificante, para mi es entre otros, uno de los puntos que hace de esta cuadrilla la mejor que conozco.

Continuar escribiendo en esta entrada sería darle vueltas a la misma idea y expresarla con distintas palabras, creo que la figura del hermano costalero es una farsa que no existe y este concepto sólo es defendido por aquellos que son conscientes que la igualdad que aporta el oficio costalero les hará perder su cuota de protagonismo. Sentirse costalero, sentir que formas parte de un trabajo histórico es respetar su ley natural, aquella ante la que todo costalero debe responder, el trabajo común rodeado de tanta gente debe basarse en la igualdad con tus compañeros que sólo podrá conseguirse si todo el mundo obedece las mismas órdenes.

El protagonismo personal, la cuota de poder injustificado que están adquiriendo los hermanos costaleros se está cargando este bendito oficio y la solución por parte de las Hermandades no debe tardar en llegar...¿volverán los profesionales? no sé, no creo que vuelvan como se conocieron, pero que algún día se desemascarará la figura inexistente de las cuadrillas de hermanos costaleros lo tengo claro, y si muchos ya lo tenemos claro, el resto tardará poco en apreciarlo.

Como dijo mi amigo Curro en la Campana, para que los costaleros sean costaleros...y para ello lo primero que hay que ser es obediente.


.

21 comentarios:

José Antonio dijo...

Yo no creo que esta situación se arregle ni a corto ni a medio plazo, como suele pasar las cosas tendrán que empeorar mucho para que se tomen iniciativas serias y eficaces al respecto. Es un problema complicado, hace falta gente valiente para dar solución a esto.

javieralonsortiz dijo...

¿Se dejaria de deesvirtuar este oficio si se volviese a la profesionalidad?
¿la falta de obediencia viene dada por la falta de educacion costalera?

Codina dijo...

Si el gran problema es ese, la falta de una CORRECTA EDUCACIÓN.

Anónimo dijo...

pues yo lo dejo sólo en "ES UN PROBLEMA DE EDUCACIÓN", porque si nos fijamos un poco es lo mismo que está pasando en todos los aspectos de la vida, ¿que pasa con los padres?, ¿y en los colegios con los profesores?, etc..., ya no se reconoce la autoridad moral que tienen sobre tí, pues en este caso lo mismo, hasta el último mono quiere mandar.

un saludo

rafa-é

NATURAL dijo...

Vivan los hermanos costaleros.
Vivan los jefes de cuadrilla.
Vivan los más mandones debajo de los pasos.
Viva los que mandan más que los capataces.
Vivan los que se creen dueños de los pasos y de las cofradias.

QUE VIVAN COÑO!!!

Un saludo.
Alejandro Torres.

DelaSantaCruz dijo...

La profesionalidad aporta orden, la remuneración aporta disciplina, normas y más obligaciones que derechos.

De esta forma se trataría al costalero por su valía como tal, no por su figura como hermano, son conceptos distintos y visto como está la situación cada día debemos diferenciarlos más.

La falta de educación se corrige con normas iguales para todos.

La libertad mal entendida desemboca en lo que tenemos en la actualidad, costaleros que manda más que capataces, costaleros que se creen en poder de algo imprescindible, que creen ser medidas de presión para las Hermandades.

Cuando uno se hace hermano adquiere unos derechos y se compromete a unas obligaciones, que son y deben ser distintas a las del costalero...los costaleros lo somos sólo debajo de los pasos y ahí somos todos iguales, todos nos batimos con las mismas armas y ante la misma situación... y como tal se nos debería tratar.

Hoy en día está visto que el poder alcanzado por los costaleros es desmedido y no va acorde con las funciones que debe realizar, la solución no es el libertinaje imperante, es más disciplina si cabe...la disciplina administrada con inteligencia y con lógica aporta mejores resultados que la situación actual.

José Ramón Suárez Ortiz dijo...

Mmmmh... Quizá ya se haya dicho (escrito) pero el caso es que yo no lo he visto y me llama la atención: se habla del costalero y se apuntan soluciones/alternativas a la realidad actual y ¿nadie? señala que todo empiece cambiando al capataz.

Pocas cosas son más piramidales que una cuadrilla de costaleros. ¿Cómo pretendemos entonces que la renovación parta de abajo?


Post Scriptum A capataz con las ideas antiguas, resultados antiguos. A capataz con ideas diferentes, resultados diferentes.

Anónimo dijo...

Algunas cuadrillas que por aquí se elogian (de dentro y fuera de sevilla) han mejorado muchísimo gracias a los conocimentos de algunos costaleros.
Cuando el resultado es ese, debemos aplicar todo lo que por aqui se dice?. O ésto es solo para algunos pasos y con algunos capataces.

Yo creo que ésto, que por aqui se dice, se deberia aplicar a todos los pasos.

Y ahora nos encontramos con un problema. Si un paso mejora y ésto se debe en gran parte a sus costaleros, qué pasa?. Donde está la jerarquía. Dónde está la disciplina?. Cuando se produzca un problema, quién lo va a solucionar?. Y peor se puede poner la cosa, cuando de entre el grupito de valedores de la cuadrilla se produzcan diferencias, quien las va a solucionar?.

Que los costaleros sean costaleros y los capataces como los Ariza, Capataces... . No creo que los Ariza se prestaran a esas cosas.., o sí? (los actuales, los de antes no lo se por que no los he conocido). Los Villanueva (los actuales, los de antes no los conocí) los veo yo mas afianzados en ésto.

Si el que va delante no es el lider y el que mas conocimientos tiene o almenos lo parece, ocurre lo que ocurre luego.

P.D.: "La remuneracion aporta orden". Eso no es cierto. Y el debate será la integridad de la persona.

José Antonio dijo...

Esta última reflexión me parece muy acertada. La figura del capataz es fundamental para mantener el orden.

José Antonio dijo...

Tal vez un apartado nuevo dentro del reglamento interno de la hermandad, específico de las cuadrillas, que marcará claramente los derechos y deberes de los hermanos costaleros sea una buena idea también.

javi dijo...

Si seguimos por el camino de los de "deberes" se borran el 70% de los que dicen llamarse costaleros de almeria

Kiski dijo...

En Almería, en Sevilla y en todos sitios hay muchos que se nombran a sí mismos costaleros y es una calificación bastante dudosa...

Un Saludo

DelaSantaCruz dijo...

Contestando a José Ramón.-------------------------

Al hablar de modificar la situación actual del mundo de la trabajadera entran por supuesto los capataces, una cuadrilla la forman ambos personajes, quizás no me he explicado bien y no he puntualizado ese aspecto.

Lo que está claro que para modificiar esta situación, para crear de nuevo el ambiente de respeto y obediencia a unas órdenes imperativas tiene que ser desarrollado tanto por capataces como por costaleros...entre unos y otros se tienen que encargar de fomentar y desarrollar un ambiente de trabajo, oficio, respeto, convivencia, técnica, sacrificio, obrediencia, disciplina, etc, etc.

DelaSantaCruz dijo...

Contestando a Anónimo.-----------

Para empezar gracias por participar en el blog, aunque me gustaría que usaras algún nick para que así pudieramos reconocerte de otros que escriben también como anónimos, de nuevo, gracias.

Centrándome en tu respuesta, y usando parte de la contestación dada anteriormente, cuando hablo de obediencia no hablo de un látigo con espigas, no hablo de un dictadura, hablo de una jerarquía que son conceptos distintos, quizás no me explique bien. Hoy en día debe reconducirse la situación el costalero entendiendo que su figura no es más importante que el capataz, aportar ideas pues de todos será bienvenida pero sabiendo cada uno cual es su lugar. Para esto tengo el ejemplo que me ha puesto siempre mi amigo Jorge con Antonio Santiago. Este capataz escucha a sus costaleros, ejemplos claros lo tenemos en la cuadrilla grande del misterio de la Paz, pero siempre dejando claro las distancias que existen entre quien decide y quien opina, hoy en día, hemos visto como costaleros se han saltado una jerarquía necesaria para poder llevar a tanta gente con orden sin entender esta diferencia...unos opinan y otro siempre decide.

Aplicarse a todos los pasos, pues claro, cuanta más gente este implicada y quieran solucionar y mejorar errores más posiblidades habrá de corregirlos, pero repito, sabiendo y teniendo muy claro quien decide y quien opina.

La responsabilidad de una cuadrilla la concibo de otra manera, si la ésta alcanza el éxito es gracias al capataz, si fracasa es culpa suya, él es el que debe decidir en última instancia todo lo que concierne a la misma y sobre el cae toda la responsabilidad, por eso, el resultado de la misma es mérito o demérito única y exclusivamente del capataz.

Cuando se provequen problemas, diferencias, confusiones, ¿qué quién decide?...el que manda, y quién manda el capataz.

Yo no conozco el ambiente de la familia Villanueva y no se como tratan a sus costaleros directamente, ahora si te puedo asegurar que en las cuadrillas de la O y la Soledad, se tiene claro cuales son las directrices a seguir, el problema que los Ariza tienen hoy en día, y para mi su error, ha sido creer que esta idea podrían hacersela ver a costaleros que confunden el concepto de hermano con el de costalero, e incluso podría decir que, no conocen el concepto de lo que es ser costalero...obediente.

Si el que va delante no es líder no puede ser capataz, si no es capataz...no sé que hace delante de un paso. Capataz como su propio nombre indica es ser jefe y él es debe marcar unas normas y hacer que se cumplan por todos.

Para mi la remuneración aporta orden porque es consecuencia directa de un trabajo realizado bajo unas directrices, cobras por trabajar de una determinada manera, el compromiso "profesional" te obliga a desarrollar un trabajo que te han impuesto, en este aspecto podemos dejar al lado el tema del costal y hablar que supone remuneración igual a orden en cualquier estamento de la vida...que se podría llegar a la solución de otra manera, por supuesto, pero creo que si un capataz puede elegir libremente a sus costaleros los problemas que cada vez se ven más se verían erradicados, que puede ser sin cobrar, pues si, el concepto de profesionalismo que yo defiendo no va relacionado obligatoriamente con el hecho de cobrar los costaleros, lo veo más bien, como un estilo, una forma de entender este mundo, una independencia total respecto a la Hermandad, a la que sólo se le tengan que rendir cuentas por el trabajo desempeñado y no por quien entra, quien sale, quien paga la papeleta y quien no lleva la sudadera...estilo que por desgracia, cada vez se vive en menos cuadrillas, lo que si puedo asegurar, que las que más claras tienen estos conceptos coinciden que son las mejores cuadrillas en la actualidad.

Estoy totalmente de acuerdo que la integridad de la persona es fundamental para mejorar la situación, pero para eso hay que querer al oficio que representa ser costalero y hoy en día cada vez de éstos hay menos.

Gracias por escribir en el blog.

DelaSantaCruz dijo...

Contestando a José Antonio.------------

La figura del capataz no es que sea fundamental para mantener el orden, es que debe ser la que mantenga el orden.

Es volver a insistir en la misma idea que he comentado antes, hay que diferenciar lo que es ser hermano y ser costalero, y además tener claro quien opina y quien decide.

DelaSantaCruz dijo...

Contestando a javi.---------

En primer lugar gracias por escribir en el blog.

En segundo lugar como habrás podido comprobar en el blog no hay referencia alguna a Almería más allá de la cuadrilla de la Cena o lo que tenga que ver con ella, pero si creo que debo contestarte al igual que a todos.

En Almería la evolución que tarde o temprano pasará nos llegará como siempre tarde, y como siempre nos están llegando las cosas malas antes que las buenas...recuerdo como hace cinco años ya se veían costales de comics, de dibujos animados, de burberrys y de armani, pero se dudaba de rachear el pie y de como fijar los costeros...

Todo lo que pase en Sevilla acabará llegando a Almería, tarde, como siempre, y asumiendo primero las cosas sin importancia y absurdas. Las cuadrillas que por fin se han preocupado de aprender poco a poco lo verdaderamente importante, de trabajar con paciencia están alcanzando los resultados...la pena que algunos se tengan que morder la lengua para decir de donde han aprendido.

De nuevo gracias por escribir en el blog.

José Antonio dijo...

Los hermanos costaleros muchas veces se saltan la autoridad del capataz precisamente porque se creen con derecho a hacerlo por ser hermanos. Van a quejarse de cosas a miembros de la junta y éstos en lugar de hacer oídos sordos dan crédito a sus palabras y se crean conflictos. Para que el capataz sea ese líder necesario que todos comentamos es fundamental que la junta le respalde al cien por cien, dejando cualquier circunstancia concerniente a la cuadrilla en sus manos... Algo que no suele pasar porque a la gente le gusta mucho mandar y meterse donde no le llaman.

Lo de pagar a los costaleros volviendo al espíritu de trbajo antiguo lo veo algo impensable en las cofradías importantes de nuestra tierra. La gente se da bofetadas por salir pagando. En otras con menos tirón pudiera ser más factible. Pero lo ideal es reconducir el tema de los hermanos costaleros, yo creo que es una figura muy buena si se sabe llevar desde arriba.

Un saludo y gracias a ti Agustín por el pedazo de blog.

Kiski dijo...

Algo que no suele pasar porque a la gente le gusta mucho mandar y meterse donde no le llaman.

Ahí está la clave, hasta el más tonto hace relojes, o se cree que los hace.

Las cuadrillas son cosa del capataz, no del mayordomo ni del hermano mayor ni del vocal de juventud...

Un Saludo

javieralonsortiz dijo...

A mi no me importa afirmar que gracias a unas determinadas personas en Almeria hemos aprendido bastantes aspectos de este maravilloso mundo del costal. Para muchos como yo, ha sido un alivio muy gratificante el aprender a hacer las cosas bien y reconocer que hasta ahora nos podia mas la devocion que otra cosa, y que no cargabamos ni uno solo en condiciones. Con mucha fe pero muy poquita tecnica. GRACIAS MAYUSCULAS a aquellos que no les ha importado enseñar o mostrar cosas pa que mejorasemos el resto. Espero que lo sigais haciendo, trayendonos la sabiduria que dan los siglos en el mundo del costal.

DelaSantaCruz dijo...

Sabes que no iba por ti, me ha podido mi carácter visceral y he tenido que meter la cuña, lo verdaderamente importante es que en Almería, para aquellos que tengan afición tienen varios sitios donde llevarla a cabo.

Gracias por escribir en el blog.

giakkomo dijo...

Este tema vuelve a salir a la palestra por la falta de autoridad q han demostrados los Ariza en la Hiniesta y en San Esteban a ver si hacen una limpieza a fondo porque para mi en las dos hermandades aún no ha habido ese ansiado cambio espectacular que todos esperábamos , sobre todo en San Esteban que a nivel de costalería sigue siendo muy mediocre el nivel de los dos pasos un saludo.