lunes, octubre 15, 2007

La Soledad de la Plaza de San Lorenzo (Ida)

Y por fin llegó la plaza San Lorenzo...no sé lo que tiene Sevilla que la echo de menos, y tampoco sé lo que tiene que tanto me llena cada vez que voy...será el reecuentro con determinados amigos, será el ir con amigos desde aquí, será el verla de noche, de día o amaneciendo, no sé lo que es...lo que sí sé es que cada vez que voy me llena y me hace disfrutar, me alegra y me deja un poso de tranquilidad...no sé que tiene Sevilla, pero sé que para mí tiene algo especial.

El mes de Octubre ha vuelto a ser cofrade, si bien la Hermandad de la Cena hará que en mayor o menor medida todos los meses lo sean, este mes lo ha vuelto a ser por circustancias que van mas allá de la cofradía eucarística, y eso tendrá su entrada. Ahora me centraré en el acontecimiento más importante, la Soledad, la de San Lorenzo, la del Sábado Santo, la de los Ariza salía a la calle y una vez más no me defraudó...nadie que se precie cofrade puede serlo sin ver una vez esta entrada.

Cuando todavía era de noche partía rumbo a la céntrica plaza de San Lorenzo, allí comenzaría a las 6:45 el trasalado de la Virgen soleana a la Catedral. Poco público, pero bueno, lo que suele llamarse calidad antes que cantidad. El paso puntual se acercaba al dintel de la parroquia y ya llamaba la atención el brillo de su paso restaurado, la voz de Rafael Ariza se escuchaba a lo lejos...ya estaba saliendo.




El inicio de la procesión comenzaba con el primer cambio respecto al Sábado Santo, la imagen reviraba hacia el Señor de Sevilla para pasar por su puerta dirección a la Catedral, me gustó, de hecho me parece más correcto que la salida por mitad de la plaza que hacen el Sábado Santo, ojalá sirva de precedente y se modifique para los próximos Sábados Santos.

La cuadrilla avanzaba de forma cadenciosa, muy reposada, más que el Sábado Santo pasado y con una zancada más corta, comía calles demostrando la elegancia a la que pocos pueden aspirar, la calle Jesús del Gran Poder con la luz azulada que aporta el amanecer fue algo digno de mención, los pocos que allí estuvimos supimos apreciar un momento distinto y diferente...la Soledad avanzaba al amanecer por el centro sevillano, con el único sonido de la voz de los Ariza, el rachear de los costaleros y el impactante crujir de las trabajaderas buscaba de forma decidida el altar de la Catedral.

En el Duque, la cuadrilla tuvo relevo, el único del traslado matutino, y me llamó la atención la ligera descompensación que había entre ambas.




Y como si fuera Semana Santa pasaba por la Plaza San Francisco esta vez sin palcos, para por Hernando Colón llegar al Palacio Arzobispal buscando la Catedral hispalense.



Ya poco quedaba, entre el cuerpo cortado por el frio y la admiración hecha realidad por la calidad costalera que se había desarrollado, el paso entraba despacio por la puerta de Palos, en dirección al altar...pero el último detalle tenía que llegar, como avanzó de esa forma tan espectacular y reposada por la Catedral vuelve a impresionarme una vez más, la forma de cambiar el compás, la elegancia y suavidad con la fue en todo momento en el recorrido de ida, iba a tener su último punto dentro de la misma Catedral...que manera de avanzar, que forma de hacerlo.



La ida ya está escrita, queda la vuelta y la procesión en si, no tengo duda que ha llegado el momento que me gusta más ver los pasos en este tipo de traslados que rodeado de la multitud, no me queda duda alguna que presencié junto a muchos amigos un espectáculo costalero de mucha magnitud, no dejo lugar a la duda que viví un procesión solemne y sobria, no podré dudar que se han quedados detalles grabados en mi cabeza para siempre, jamás podré volver a pasar por la calle Jesús del Gran Poder sin dudar que ahí vi varias de las mejores chicotás en mucho tiempo, y no pondré nunca en duda que esa mañana vi muchas de las mejores levantás, al igual que no podré nunca dudar que se terminó de la mejor manera posible...desayunando churros del puesto del Postigo.

4 comentarios:

giakkomo dijo...

Vamos tu tienes q ser el abogao de ben ladem pq eres el q más trabajas del mundo pa escribir una entrada un siglo, queremos fotos anecdotas comentarios etc etc... que vas a esperar a q sea el siguiente 450 aniversario para terminar esto o q ? serás mamona.

chipi dijo...

que alegria de ver estos videos parecia que estaba otra vez presente merere la pena el madrugon para estar en su plaza y despues de acompañarla hasta la catedral esos churritos buenos del postigo calentitos para mi los mejores de toda sevilla y tambiem merecio la pena el venir corriendo del rosario de San Julian que no me davan las piernas abasto a andar para verla salir de la catedral de vuelta para su iglesia me encanto su recorido de vuelta por esas callejitas tan estrechas y sin apenaz luz solo se oia la voz del capataz y los contraguias espeluznante

lo dicho a sido uno de los mejores fines de semana y puentes de mi vida.

que biem lo pasemos espero repetirlo muchas veces con todos

un ABRAZO

JoSeLEs dijo...

Y luego era yo solo el que queria los churros, va a resultar que estaban hasta buenos.

Increible la ida, el paso, la manera de hacer las cosas de esa cuadrilla, de reposar el paso,de levantar; la manera de mandar de esa familia.

Un Saludo.

P.D: Gran Puente y Grandes las papas del postigo

rafa-e dijo...

para mi otro paseón, nunca habia visto una cosa igual, que elegancia, y que fuerza, in-creible.
de los churros no opino.

un saludo